Aprender a Pensar

Editorial (JUN-2011)

Tirarse a la piscina

Como todos los años, llega el verano, las vacaciones, la playa o la montaña… y los balances.

¿Cómo ha sido el tuyo?

Quizá ha sido un año de adaptarte a una nueva aula, una nueva pizarra y unos nuevos “libros”… o tal vez ha sido un año en el que la frase “me tengo que poner a ver si aprendo” ha estado rondándote como una nube de tormenta, persiguiéndote incluso en los días más soleados.

Sea cual sea tu situación, tanto si aún te queda tiempo como si ya te ha arrollado la “escuela 2.0”, los planteamientos catastrofistas y polarizados no te serán de mucha ayuda. La tecnología ya está aquí; pero puedes lanzarte sobre ella para vencerla como si fuera un monstruo enfurecido, o iniciarte por capítulos, yendo al ritmo de tu aprendizaje y necesidades, y dándote un tiempo para probar y equivocarte. Pero en cualquier caso no dejes de tirarte a la psicina.

También queremos deshacer algunos malentendidos. Muchas veces se da por hecho que pasarse a la tecnología es también pasarse a una enseñanza más abierta y constructivista, donde el alumno es autónomo para elegir qué y cómo quiere aprender, no existen libros de texto y se trabaja en grupo… siempre.

Pero esto no es exactamente así. Algunos rasgos de las TIC favorecen la metodología constructivista: el profesor pierde su exclusividad como transmisor de la información (¿pero eso no ocurrió ya con la radio y la televisión?), el estudiante tiene al alcance de la mano miles de redes de aprendizaje a través de las que conectarse con estudiantes como él y compartir conocimiento, hasta debajo de las piedras encontramos información sobre cualquier tema… Pero el modelo de enseñanza es algo propio de cada docente y debe ser él quien decida en qué medida quiere emprender un cambio metodológico. Podemos aprovechar las alternativas que nos ofrecen las TIC para hacernos la vida más fácil, y seguiremos siendo tan tradicionales, modernos, activos o perezosos como éramos antes (quizá un poco mejores, aunque solo sea por el esfuerzo y las ganas de probar cosas nuevas). En cualquier caso, podemos asegurar que un cambio de método radical no viene en la caja del PC, ni se produce por arte de magia cuando encendemos el ordenador.

Por todo esto, desde Aprender a Pensar siempre hemos defendido el blog como el vehículo perfecto para llevarte de un punto a otro a la velocidad que tú quieras. ¿Quieres continuar con tus clases como hasta ahora, pero iniciarte en la web y en el manejo de algunas herramientas? ¿Quieres continuar tus clases como hasta ahora, pero organizar tus recursos de manera que cualquier alumno pueda acceder a ellos en cualquier momento? ¿Quieres darle la vuelta a tus clases? El blog es una buena respuesta para cualquiera de estas tres preguntas.

Con un blog podrás:

Aprender a administrar un sitio web

Ampliar los contenidos de las clases

Proponer actividades nuevaso viejas, pero de otra manera

Proponer a tus alumnos para que trabajen individualmente o en equipo,  desde el centro o desde casa

Entrar en conexión con otros profesores

Comunicarte con los padres y otros centros

¡Dínoslo tú!

En la sección Experiencias de este número de Philópolis te traemos un blog que es un ejemplo de todo esto y más. Blogotero integra blog del profesor, acceso a blog de alumnos y proyectos colaborativos, red social de la clase… y lo que venga.

Esperamos que ejemplos como este te ayuden a subirte al barco, sin abordajes.



escrito el 31 de mayo de 2011 por en 01. EDITORIAL


3 Comentarios en Editorial (JUN-2011)

  1. Eduardo Rodriguéz | 16-01-2015 a las 2:49 | Denunciar Comentario
    1

    es importante saber que el ser humano tiene esa capacidad de desarrollar habilidades propias e independientes pero no siempre tiene la razón, tiende a equivocarse. pero siempre tiene que tener en cuenta que si no se arriesga siempre vivirá con el temor de que,¿como le hubiera ido?, ¿por qué no lo hice? por eso no dudemos en lanzarnos que muchas experiencias buenas no esperan.

  2. Rosa Jima Lozano | 18-01-2015 a las 3:02 | Denunciar Comentario
    2

    A veces las personas tenemos temor de iniciar cambios en nuestra vida, nos asusta la idea, no podemos ni dormir, porque esta, da vueltas en nuestra cabeza y no nos deja tranquilos.Yo lo llamo cobardia porque a veces me pasa, tenemos miedo al cambio nos hacemos mil preguntas ¿sera positivo o negativo? pero despues de tanto pensar y pensar nos decidimos. En algunos casos ya es demasiado tarde y perdemos asi muchas oportunidades. Lo importante es madurar y tomar las cosas con tranquilidad y a decidir de manera adecuada lo que nos conviene, eso si, sin demora porque podemos perder no solo, un tiemopo valioso sino a lo mejor una buena oportunidad.nn1

  3. Stalin Sarango | 30-04-2015 a las 20:56 | Denunciar Comentario
    3

    Aprender a pensar podria ser que tengo que pensar en aprender porque una vez que entra ese pensamiento en mi mente baja a mi corazon y lo realizo entonces yo aprendo porque pense que es algo que me va a servir como ser humano por lo tanto realizo algo pensado. Y lo que voy hacer ahora es a pensar en como debo aprender a pensar.nn1nn1

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar