Aprender a Pensar

Enfoques (ENE-10)

El pensamiento en la educación

Ignacio Ayerbe

linea

Estuve el pasado 3 de Diciembre en la presentación de Aprender a Pensar en Sevilla, donde se planteaba si es posible aprender desde la web 2.0. El asunto no es solo de interés para el mundo de la educación, sino que es relevante para la sociedad, que ha erigido internet como el instrumento esencial de la comunicación (ya sea personal, social, cultural, empresarial, educacional, etc.).
Llamó la atención que la exposición del profesor D. J. A. Marina fuera efectuada sin el apoyo de medios tecnológicos. Inicialmente fue una sorpresa…pero en realidad fuimos afortunados. Ningún enlace de internet ni interacción a través de las TIC´s habría podido entusiasmar y transmitir los objetivos del mismo modo al aula en la que se convirtió la sala de conferencias.
Sin embargo, estoy a favor de las TIC´s en el aula. De no poder asistir, me hubiera gustado escuchar la ponencia en video, como hice con otra conferencia del profesor D. J. A. Marina sobre este mismo tema en 2008. En términos de enseñanza, esta herramienta audiovisual, entre otras cosas, niñospodría aumentar el tiempo docente. La misma herramienta TIC puede emplearse además para el aprendizaje colaborativo, pero previamente hay que delimitar qué entendemos por trabajo colaborativo y cómo llevarlo a cabo. En el caso de mi investigación sobre la Evaluación del Pensamiento Compartido, entendido como el pensamiento que surge entre iguales de un grupo, realizado sobre una muestra de alumnos de 4º y 6º de primaria y 2º de ESO, destaca por ejemplo el proceso de atribución de papeles (roles) de los participantes. Este elemento fundamental de la construcción del pensamiento compartido no quedaría definido en una red social web 2.0. formada por ‘no iguales’ ilimitados. Podemos concluir por tanto que la eficacia no está en la herramienta empleada, sino en el uso asignado.
Pero no perdamos la pregunta inicial: ¿es posible aprender a pensar con ayuda de las nuevas tecnologías?

Evidentemente sí. Es más, es necesario, pues la lógica del pensamiento del procesamiento de información – originado en la informática -, al igual que ocurre con el pensamiento investigador, no coincide necesariamente con la del pensamiento cotidiano. La tecnología está además presente en la vida diaria de los alumnos, y a través de ella, también tenemos que educar, de la misma forma que hace años educaba no solo cada componente del colegio, sino cada miembro de la sociedad.
Pero, aún a pesar de estar inmersos en esta Sociedad Tecnológica, la iniciativa de la enseñanza reglada debe estar dirigida desde la docencia. Necesitaremos para ello precisar los elementos y el orden en que intervienen.

  1. Primero definamos el marco pedagógico. O mejor, los marcos pedagógicos, ya que no serán las mismas las estrategias instruccionales para las matemáticas que para la geografía, para la lengua, o para la literatura.
  2. Establezcamos los objetivos de estudio y de logro de los alumnos, ya sean repetir, retener y recuperar información, o bien analizar, sintetizar, valorar, relacionar y aplicar información a nuevas situaciones. No olvidemos el momento evolutivo en el que se encuentra el alumno al establecer los objetivos, que estableceremos en la Zona de Desarrollo Próximo ZDP (Vygostkty) conceptual e instrumental. Sería útil, por ejemplo, enseñar cómo funciona el cerebro, pero no intentemos enseñar metacognición hasta que la niñ_ordenadorevolución cognitiva del alumno haya alcanzado el pensamiento proposicional que permite trabajar con conclusiones del razonamiento, al final de la etapa escolar o principio de la adolescencia.
  3. Hasta aquí son actuaciones que realiza cualquier profesor en su escuela. A continuación, como tercer paso de nuestro proceso, identificaremos las herramientas TIC´s y sus bondades. La relación así obtenida nos permitirá comprobar si su empleo es eficaz como medio facilitador de nuestro objetivo docente. Las TIC´s son limitadas – a veces por disponibilidad del recurso por parte del Centro -, pero, sobre todo, no tienen una función específica, por lo que es necesario determinar la forma en que se utilizarán. Cada una de estas herramientas facilitará así la educación y el desarrollo del pensamiento en la medida en que sean utilizadas de acuerdo con los aspectos de enseñanza-aprendizaje previos. Y podrán ser utilizadas en el aula y fuera de ella, afectando a las coordenadas espacio-temporales. Es importante señalar aquí, y este tema puede ser objeto de un amplio debate, que la incorporación de las TIC´s en la educación supone un cambio importante en la actitud y la actividad tanto del profesor como del alumno. El profesor, a su tarea de transmisor añade la de facilitador conocimiento, y el alumno pasa a desarrollar una actitud activa de autorregulación de su aprendizaje. Para ambos, el esfuerzo es mayor.
  4. Por último, determinaremos una función para la herramienta TIC acorde al objetivo docente. De entre las herramientas de comunicación y colaboración, de distribución, de elaboración de contenidos, de objetos de estudio, de evaluación o seguimiento, de manejo de información, seleccionaremos las adecuadas al propósito docente y elaboraremos, al nivel pedagógicamente necesario – lingüístico, cognitivo, etc. – la estrategia adecuada para conseguir la meta docente. Podrá ser así, al mismo tiempo, fuente de innovación educativa, a la vista de la evaluación de resultados, tanto de la intervención como del progreso alcanzado por los alumnos.

Volvamos al ejemplo de la investigación sobre el pensamiento compartido mencionado anteriormente. En principio podría parecer que descartaba el uso del web 2.0. en el aula. En realidad queda descartado en unas circunstancias concretas. Pero si creamos una situación distinta de aprendizaje, el uso de web 2.0 puede ser eficaz. Veámoslo. Sigamos los cuatro pasos propuestos: partimos, pasos uno y dos, del marco pedagógico y el objetivo de estudio (no relevantes en esta exposición) establecidos ampliamente en la investigación del pensamiento compartido ya mencionada; como tercer paso seleccionamos la herramienta TIC que nos permita hacer grupos de trabajo que interactúen desde el aula a través de un único canal, con grupos de iguales de otras aulas o de otros centros; en el cuarto paso asignamos la función de la herramienta TIC en el proceso consistente en la construcción de pensamiento entre iguales, y asignación propia o por el grupo de atributos (papeles de actuación o rol) de los integrantes de cada grupo dentro del mismo. La posterior evaluación del proceso y del progreso del alumno validará en su caso la acción formativa.
Nos encaminamos así hacia nuevos modelos pedagógicos que demanda una sociedad donde la información siempre está disponible, una sociedad en la que se hace necesaria la reflexión sobre la información para obtener el conocimiento. Lo importante pasa a ser entonces el proceso de adquisición de conocimiento y de resolución de problemas dirigido a una meta o solución, esto es, el pensamiento.

http://ignacioayerbe.aprenderapensar.net



escrito el 12 de enero de 2010 por en 02. ENFOQUES


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar