Aprender a Pensar

Editorial (SET-09)

La época de incertidumbre que vivimos actualmente respecto a los medios y recursos educativos es enfrentada por unos y otros de maneras muy diversas. Unos se apresuran a “matar al libro”, otros siguen en el barco de la enseñanza tradicional mientras parece que funciona, algunos se lanzan hacia las nuevas tecnologías como si fueran la fórmula secreta del buen maestro.
Sin embargo, parece que lo único que podemos afirmar de momento es que son tiempos de cambio, y lo único que puede decirse sin temor a equivocarse es que quién sabe. Aun así, lo que resulta indiscutible es que un cambio en la manera en que compartimos la información, y por tanto en el modo en que aprendemos, está en marcha desde hace ya tiempo.
241754Las nuevas tecnologías, al permitir que la formación traspase los muros de la escuela, han hecho pensar a muchos en la pronta desaparición del aula tal y como la conocemos ahora, con sus límites espaciales y temporales. Sin embargo, es importante resaltar que la revolución de las nuevas tecnologías no está tanto en la liberación de las barreras de tiempo y lugar (que también), sino en el hecho de que permiten la colaboración y puesta en común de múltiples fases y facetas del trabajo. Philip Regier, decano del programa Online de la Universidad de Arizona, señala:

La gente tiene razón cuando dice que la educación ‘online’ sacará algunas tareas de las clases. Pero en mi opinión se equivocan cuando asumen que harán del aprendizaje una actividad independiente. Aprender siempre ocurre en comunidad (Fuente: El Mundo, viernes 21/08/2009)

Si el aprendizaje necesita de comunidad, la red supone la mayor reserva de aprendizaje potencial jamás conocida, al reunir “virtualmente” a millones de usuarios. Las posibilidades de documentación, discusión, trabajo en red, recogida de información, todas ellas fases del aprendizaje, se amplían exponencialmente, y no aprovecharlas es de momento una opción, pero pronto dejará de serlo.

En este sentido, las nuevas tecnologías deberían servir, además de para hacernos la vida más fácil, para explorar nuevas formas de trabajar y aprender en comunidad. Ya vimos en su momento que además de los múltiples obstáculos de orden práctico de implantación de las nuevas tecnologías en el aula, la innovación pedagógica no se sigue automáticamente de la utilización de dispositivos digitales. La “innovación” muchas veces se reduce a la mera sustitución de lo analógico por lo digital, pero el formato de la clase no se modifica: exposición y memorización.

Tampoco le queda duda a nadie de que la tecnología (por sí sola) no da laord_pisc_01 felicidad. Durante el verano descubrimos, entre otras cosas, que la mayor parte de lo que se habla en Twitter es “cháchara inútil”, lo cual no fue ninguna sorpresa: cualquiera que haya trabajado en el aula con dispositivos tecnológicos de uno u otro tipo se ha dado cuenta de que sus alumnos no se metamorfosean mágicamente en buenos, responsables y trabajadores estudiantes por ponerlos delante de un ordenador; la clave del éxito de las TIC en el aula, que no tiene nada que ver con un truco de magia, es siempre su aplicación adecuada por parte de un buen profesor que sepa aprovechar las posibilidades que le brindan para hacer participar, ilusionarse y esforzarse a un grupo de estudiantes (es decir, lo que ha sido siempre un buen profesor). En este sentido, estamos asistiendo a soluciones híbridas entre lo viejo y lo nuevo que resultan alentadoras y no han hecho más que empezar.
Y eso que aun nos queda mucho por ver.



escrito el 2 de septiembre de 2009 por en 01. EDITORIAL


1 Comentario en Editorial (SET-09)

  1. EDITA C UADROS HIDALGO | 20-09-2009 a las 23:25 | Denunciar Comentario
    1

    Es cierto la aplicacion adecuada es importante ,pero que´ podemos hacer los docentes cuando no estamos junto a los niños y dejamos un trabajo para que investiguen y ellos dejandose llevar por la corriente de los amigos no lo hacen .

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar