Aprender a Pensar

Editorial Junio 09

Parece que fue ayer, y sin embargo abrimos este primer número de Philópolis con una buena lista de conversaciones en curso en Aprender a Pensar. Si has llegado hasta aquí suponemos que te interesa la educación, las TICs, la filosofía o el pensar en general. En Aprender a Pensar empezamos nuestra andadura hace escasamente dos meses y ya podemos celebrar que tenemos una treintena de blogs activos sobre diferentes temáticas y con distintos propósitos.
16615 Este parece un lugar apropiado para reflexionar sobre las TICs (tecnologías de la información y la comunicación) aplicadas a la educación, y en la línea Repensar la Educación causaron revuelo las distintas medidas adoptadas desde las instituciones para promover una “escuela 2.0” y los alarmismos en torno a la utilización de redes sociales en ámbitos educativos. Parece que el mundo se mueve queramos o no, y el texto de Marck Prensky Nativos Digitales nos ayudó a entender un poco mejor a nuestros “alumnos nativos”, aunque quizá quede mucho trecho por caminar en la escuela española hasta llegar a la 2.0, como puso de manifiesto el estudio de Carles Sigalés para la UOC acerca de la implantación de las nuevas tecnologías en la educación española.

En otro orden de cosas, las ciencias avanzan que es una barbaridad, y ponen de manifiesto el fundamento científico de algunos tópicos, como “el amor es ciego”, a la vez que nos obligan a replantearnos ciertos debates que creíamos zanjados hace unos años, como la pertinencia de la energía nuclear como fuente energética. El carácter revolucionario de la ciencia siempre ha residido en su capacidad para cuestionar el conocimiento sobre ciertas partes de la realidad que creíamos conquistadas, y en este sentido nos ha interesado especialmente la discusión en torno al estudio llevado a cabo por el grupo de John-Dylan Haynes, que parece demostrar que “elegimos” qué hacer mucho antes de ser conscientes de ello. Las consideraciones sobre la libertad y la identidad humanas (¿somos lo que hacemos aunque no lo elijamos nosotros?¿lo que no conocemos de nosotros también somos nosotros?) han generado un intenso debate entre los alumnos del IES Francisco Daviña Rei, dando lugar además a una interesante experiencia didáctica. También Aristóteles plantea su particular pregunta sobre la existencia de libertad a pesar de la (buena o mala) fortuna, y resulta que “saber hacer las cosas” incluye en cualquier caso vérselas con lo imprevisto.

Al fin y al cabo, ¿qué conocemos de la realidad? ¿La conocemos tal cual es o150433 nos la “inventamos”? Al parecer, nuestro cerebro nos engaña, y solo el idioma que hablamos determina ya nuestra manera de percibir la realidad, luego, ¿qué no harán el resto de nuestros condicionantes culturales, personales y genéticos a la hora de marcar nuestra perspectiva sobre el mundo? Quizá si la libertad no existiese no tendría sentido alguno establecer normas de conducta, pues todos estaríamos obligados a comportarnos del modo en que lo hacemos, pero, de momento, nos movemos cada vez más a nuestras anchas por este “mundo globalizado”, y nuestras consideraciones éticas tienen que pasar por encima de las particularidades de cada rincón del mundo para constituir una verdadera ética.

¿Y qué aporta el arte al conocimiento de la realidad? ¿Es una copia, o una reconstrucción? En Aprender a Pensar también nos preguntamos por el arte y su utilidad, si es que ha de tenerla: ¿consiste el arte en conmover? ¿es un aguafiestas el que se pregunta por su sentido y significado? Este mes aprendimos cosas increíbles, como que el padre de la música electrónica la concibió precisamente para acabar con la música, o que la idea del arte griego que tenemos desde el Renacimiento es totalmente errónea.

Además, están resultando las primeras experiencias con estudiantes, y tanto alumnos como profesores demuestran estar a la altura de las circunstancias: unos para proponer debates y otros para hacer frente a inquietantes interrogantes a los que también responde nuestro colaborador José Antonio Marina.
Pasen y vean.



escrito el 15 de junio de 2009 por en 01. EDITORIAL


Aprender a Pensar