Aprender a Pensar

El Artículo

440045
Aprender a pensar:
una competencia clave
en la sociedad del conocimiento

linea

La educación obligatoria en el ámbito europeo se planifica y vertebra actualmente en torno a las llamadas “competencias básicas”, que son aquellas capacidades que un joven debe haber desarrollado al terminar la etapa de enseñanza obligatoria para poder lograr su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida, según la LOE. La Unión Europea seleccionó en su momento, a través del Consejo de Europa, nueve competencias básicas, que deben constituir el gran objetivo educativo en todos los niveles de la enseñanza, y que han sido reelaboradas por la LOE como ocho: competencia lingüística, matemática, científica, tecnológica, cultural y artística, capacidad de aprender a aprender, de autonomía e iniciativa personal, y social y ciudadana.

En el Proyecto DeSeCo (proyecto de la OCDE para la Definición y Selección de Competencias Clave), que inició el debate sobre las competencias educativas, la reflexión era considerada “el corazón” de las competencias clave. Después, sin embargo, fue olvidada, y ya no aparece en la lista de competencias básicas seleccionadas por la UE. Con el proyecto de investigación Aprender a Pensar, queremos relanzar este debate y reivindicar la reflexión como la competencia-base que sustenta y recorre todas las demás.

Proyecto DeSeCo Ver
Competencias básicas (texto BOE) Ver
Competencias básicas (resumen) Ver

Aprender a Pensar: la competencia

Son muchos los sectores que han reclamado una “novena competencia”: una competencia “emocional”, por la que el alumno sea capaz de desarrollar y gestionar sus emociones, una “competencia espiritual”, que atienda al desarrollo de los anhelos más trascendentales de la persona… Desde varios lugares, José Antonio Marina ha defendido la competencia filosófica, “que ha sido una de las creaciones más importantes de la cultura humana, y que permite comprender el sentido de todas las demás”, por lo que la actitud crítica propia de la filosofía tiene de emancipadora.
109897La competencia que proponemos desde APRENDER A PENSAR tiene mucho que ver con esa actitud crítica que ha sido tradicionalmente relacionada con la filosofía, pero queremos hacerla extensiva a todas las áreas. Entendida como “reflexión”, de modo general, nos proporciona la capacidad crítica para seleccionar las fuentes y los datos, interpretarlos adecuada y críticamente, evaluar las posibles soluciones a distintos problemas, e incluso encontrar salidas en zonas del pensamiento donde parece no haberlas. Solo así la “sociedad de la información” puede ser efectivamente “sociedad del conocimiento”. Hoy más que nunca es necesario dotar a nuestros estudiantes de las herramientas que les sean útiles en el futuro, cuando desempeñen un trabajo que “todavía no existe”.[1].
Esta competencia reflexiva, que llamaremos “aprender a pensar”, consistiría en generalizar en el alumno una actitud crítica ante el mundo que le rodea y las consideraciones que se hacen sobre él desde las ciencias, los medios de comunicación y su entorno más inmediato, entendiendo por crítica la capacidad de juzgar de acuerdo con las condiciones reales, pero también en consecuencia con unos valores o principios no contenidos en la realidad misma.

Esto se concreta en ciertas capacidades que habrá que estimular: que la persona mantenga a lo largo de la vida una actitud de curiosidad y espíritu crítico, que adquiera la capacidad de pensar con los otros (dialogar) y argumentar (defender con razones), que desarrolle habilidades éticas y reflexivas, y que sepa conectar y relacionar los distintos conocimientos que pueda adquirir o haya adquirido, con el fin de interpretar la realidad desde una perspectiva global e integradora.

Más sobre la competencia de aprender a pensar Ver

Aprender a Pensar: la página web

La defensa de la competencia de aprender a pensar se concreta en un bombc2a1llaportal-agregador de blogs, desde el que crear una red social de profesores, inspirada en las tan de moda webs 2.0: un lugar desde el que reflexionar sobre una multitud de áreas, a través de una comunidad en torno a esa reflexión que dialogue y discuta. Además, este portal puede ser la nueva vía de una comunicación entre profesores y alumnos, de manera que el conjunto de la comunidad educativa pueda aprender a pensar a través de las nuevas tecnologías. En paralelo, llevaremos a cabo una investigación sobre cómo las herramientas colaborativas que ofrece Internet pueden favorecer el desarrollo de esta nueva, pero vieja competencia.

Desde este sitio pretendemos varias cosas:

-crear un espacio virtual de reflexión donde todos podamos aprender a pensar sobre distintos temas;
-generar una red social/comunidad virtual de “pensadores” que favorezca la discusión y el intercambio de pareceres, mejorando la calidad de los debates cotidianos;
-generar una red social que facilite el intercambio de documentos, experiencias y conocimientos;
-proporcionar una herramienta didáctica a profesores y alumnos, que abra nuevas prácticas y vías de comunicación y aprendizaje para unos y otros, y
-llevar a cabo una investigación de tipo cualitativo acerca de las nuevas tecnologías en su relación con la educación, a partir de los datos que proporcionan los distintos servicios ofrecidos por el portal.

El proyecto APRENDER A PENSAR consiste, por tanto, en crear un espacio virtual de discusión, un lugar donde poder pensar sobre distintos aspectos de la realidad, a la vez que una red a través de la que compartir experiencias y perspectivas. Pretendemos, además, que esta red no solo sirva de puente entre los profesores, sino que se convierta en un elemento más de nuestro cuadrosproyecto didáctico, acercándonos a nuestros estudiantes e invitándolos a reflexionar en el medio que mejor dominan.
Para facilitar la tarea, hemos ordenado el pensamiento por áreas (las líneas de trabajo), esperando que cada uno dé con aquella o aquellas en las que se encuentre cómodo. Esta división, discutible sin duda, quizá sirva ya como acicate para estimular la reflexión y desencadenar el debate. El objetivo no será tanto el producto final (trataremos de extraer algunas conclusiones de las discusiones más relevantes mensualmente, a través de nuestro Editorial) como el camino recorrido en su elaboración.

Líneas de trabajo Ver
Revista Philópolis Ver

Aprender a Pensar: la investigación

¿Pueden los ordenadores “enseñar a pensar”?

Muchos de nosotros utilizamos a diario la web 2.0, quizá sin conocer siquiera la existencia de tal nombre ni su significado. En su desarrollo imparable, Internet ha transformado al espectador en usuario. Los contenidos de la web de hace una década procedían en su mayor parte de empresas, y solo unos pocos eran creados por usuarios en foros, generalmente inaccesibles desde los buscadores, por lo que únicamente los muy interesados podían acceder. Pero en la web de hoy día, llamada 2.0, las personas ya no somos meros usuarios que leen, descargan la información y opinan en un foro, sino que participan activamente, creando el contenido de las páginas. Esto ha producido una “democratización” del saber, en un doble sentido: cualquiera puede producir información, y los canales tradicionales de la información (medios, expertos, etc.) han perdido su exclusividad. Ahora existe mucha más información, pero sigue siendo igual de necesario, si no más, contrastarla y seleccionarla adecuadamente. Desde APRENDER A PENSAR creemos que la web 2.0 puede favorecer el desarrollo del criterio necesario para sacarle partido a la información omnipresente, a la vez que impulsar el despliegue de habilidades relacionadas con la escritura, la capacidad de análisis o la creatividad.
241754Los blogs son el fenómeno más llamativo de la web 2.0, aunque solo fueron el principio del fenómeno. Los “blogueros” marcan sus contenidos con palabras clave (etiquetas o tags), los agrupan en categorías compartidas por otros, los referencian en bibliotecas comunes y los potencian o desautorizan mediante sus votaciones y comentarios. Las herramientas de participación no solo son las aportaciones directas -llamadas entradas o posts- y comentarios. Los usuarios producen también datos indirectos que califican las aportaciones, las clasifican, las agrupan en nuevos espacios… Además, los usuarios pueden optar por diferentes herramientas para introducir sus aportaciones, de modo que el blog clásico se enriquece con las posibilidades del fotolog y del vídeoblog, que también son formas muy atractivas de crear contenidos. La actividad de los usuarios genera una rápida difusión de las ideas a través de sus círculos de amigos y de los amigos de sus amigos. Se crean así grandes comunidades con una intensa sensación de pertenencia, auténticas redes sociales que comparten y generan conocimiento. Esto abre un espacio inusitado para la construcción de conocimiento, basado en la reflexión personal y en la argumentación, lo que lo hace idóneo para el desarrollo del pensamiento.

¿Cómo favorece la web 2.0 la adquisición de la competencia de “aprender a pensar”? Ver

La investigación asociada a esta página consistirá, por tanto, en descubrir cómo las herramientas colaborativas proporcionadas por la web 2.0 pueden favorecer el desarrollo de esa capacidad de reflexión, la competencia de “aprender a pensar” en el ámbito de la enseñanza obligatoria.

Visita nuestro blog y conoce las Claves de la investigación Ver
Conoce los detalles de nuestra investigación Ver

[1] Michael Wesch, A Vision of Students Today



escrito el 4 de mayo de 2009 por en 02. ENFOQUES

etiquetas: , , , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar